¡Qué sorpresa! Hemos tenido la visita en nuestro centro nada más y nada menos que de un águila real, de un diminuto autillo y de una preciosa lechuza que nos hicieron pasar un rato muy agradable. Agradecer al ayuntamiento su predisposición para acercarnos estas actividades.